Día Mundial del Medio Ambiente

Hoy hace 47 años, se iniciaba en Estocolmo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, a partir de la cual se creó el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA). Por este motivo, el día 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Este día se celebra con el objetivo de sensibilizar la población sobre diferentes temas que afectan el medio ambiente y sobre los cuales hay que actuar antes no sea demasiados tarde.

Este año se centra en la lucha contra la contaminación del aire, y el país anfitrión será China, donde se realizarán las celebraciones oficiales.

Los datos revelan que actualmente el 90% de la población mundial respira aire contaminado, en más o menos grado. Este dato revela la gravedad de la cuestión poniendo de manifiesto una problemática que se produce prácticamente en todo el planeta de forma preocupante.

La contaminación atmosférica puede proceder de diferentes fuentes, a continuación os presentamos un pequeño resumen:

Hogar. Especialmente provocada por la quema en interiores de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar, etc. Este tipo de contaminación afecta principalmente los ambientes interiores de las viviendas y tiene mayor incidencia en países subdesarrollados. Estas emisiones se calcula que generan unos 3.8 millones de muertes prematuras al año.

Industria. A nivel industrial y especialmente en el sector de generación de energía se encuentra uno de los focos de contaminación del aire. A pesar de que se aplican medidas para reducir las emisiones, la industria continúa siendo una fuente importante de generación de gases de efecto invernadero.

Transporte. En este caso, la contaminación producida por el transporte supone gran parte de la contaminación atmosférica global. La combustión de gasolinas, diéseles y otros combustibles hace que se emitan a la atmósfera enormes cantidades de gases contaminantes diariamente. A pesar de que algunos países han empezado a apostar por un transporte más sostenible, la tendencia global para el transporte convencional es creciente por lo que la contaminación procedente del transporte es una cuestión capital a tener en cuenta a la hora de aplicar medidas de reducción de emisiones.

Agricultura. En la agricultura se producen sobre todo emisiones en forma de óxido nitroso (N2O) procedente del uso de fertilizantes nitrogenados, del almacenamiento de estiércol y purines, etc. Y de metano (CH4), generado por el ganado en su proceso digestivo.

Residuos. La quema de residuos de manera no controlada y los residuos orgánicos en vertederos al aire libre generan también cantidades importante de gases como el óxido nitroso, metano y dióxido de carbono, que acaban contribuyendo en el cambio climático.

Otras fuentes. También nos encontramos con fuentes de contaminación naturales como las erupciones volcánicas, las tormentas de arena, incendios forestales, etc.

Esta amplitud respecto las fuentes de contaminación hace que controlar y disminuir la cantidad de gases contaminantes que van a la atmósfera sea compleja de gestionar. Es imprescindible que se actúe a nivel local para conseguir un efecto global, no obstante, hay países que están muy lejos de una gestión correcta de las emisiones y mientras no haya una estrategia global realista y dimensionada a la gran cantidad de emisiones que se generan, la dinámica de contaminación continuará yendo al alza. Actualmente los países que más contaminan la atmósfera son China, Estados Unidos, Unión Europea, India y Rusia.

Por otro lado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que en 2012 murieron unos 7 millones de personas a causa de la contaminación atmosférica. Esto supone un 12% de las muertes totales a lo largo de un año. Este dato revela que tenemos al menos un 12% de muertes a nivel mundial que podríamos evitar si nos preocupáramos más por el planeta que habitamos.

En definitiva, a pesar de que a nivel particular es difícil tomar grandes medidas, es importante tomar conciencia de las fuentes de contaminación que sí podemos procurar evitar, reducir o modificar como el uso del vehículo, el uso desmesurado de la energía (calefacciones, aires acondicionados, etc), la producción de residuos, etc. Una sola persona poca cosa puede hacer para una reducción global, no obstante, si poco a poco se va creando conciencia y se endurecen las políticas de protección del medio ambiente en todos los aspectos, quizás entonces conseguiremos no provocar nuestra propia extinción.

A Audifilm Consulting también procuramos colaborar en la reducción de emisiones siempre que nos resulta posible. Hemos ido sustituyendo la iluminación de la oficina por luces led, más eficientes y de durabilidad más alta, consiguiendo así mejorar el consumo energético y la generación de residuos. Por otro lado, en cuanto a la gestión de los residuos, que en nuestro caso son principalmente papel, envases y materia orgánica, también hemos trabajado porque dentro de la oficina se recicle el máximo posible, facilitando papeleras de clasificación con la información correspondiente sobre qué residuos podemos depositar.

Así pues, os animamos a poner vuestro granito de arena para contribuir en una menor contaminación del aire ya sea compartiendo vehículo o apostando por medios más sostenibles, ajustando el consumo energético a las necesidades reales, procurando generar menos residuos, etc.

Audifilm